algunas reflexiones sobre Musicoterapia 

       

La Musicoterapia como otras profesiones tiene diferentes orientaciones, según la línea de trabajo y el posicionamiento teórico práctico y/o la manera de ejercer y de entender la disciplina.  Cada musicoterapeuta trabaja con sus métodos, técnicas, procedimientos, etc. Se posiciona en unas definiciones de salud, de individuo y de enfermedad.

Muchas veces se habla de Musicoterapias, en plural, justamente para dar visibilidad a esa diversidad y reflejar que no habría una única Musicoterapia, o lo que es lo mismo, una única forma de hacer y de entender.

Los objetivos que se persiguen cuando trabajamos con la música son diferentes dependiendo en el ámbito de actuación en el que desarrollemos nuestra tarea:

º En el ambito de la educación musical el objetivo principal que se persigue será de enseñanza y de aprendizaje, se ofrecerá un conocimiento y/o habilidad.

º En el ambito artístico el objetivo principal a conseguir será un objetivo estético.

º En el ambito de la salud, y es allí donde nos posicionamos en el campo de la Musicoterapia, el objetivo principal será terapéutico, tanto si trabajamos en prevención, promoción o atención a la salud.

Cuando nos situamos en el terreno de la Musicotrapia no importa el resultado estético, no es relevante si sabemos tocar un instrumento, si somos capaces de entonar una melodia o podemos coordinar y mantener un ritmo, no buscamos ese tipo de belleza sino más bien aquella que permite dar nuevas oportunidades, expresar sin necesidad de vehiculizarlo a traves de las palabras aunque puedan surgir. Intentamos dar un espacio para transformar y jugar, para soltar y conocernos, para crear y transformar.

 

Algunas áreas en las cuales se trabaja con la Musicoterapia son: embarazo y parto, prematuridad, clínica con bebes, clínica con niñ@s y adolescentes, con adultos y adultos mayores, final de vida, salud mental, comunidad, rehabilitación, prevención y promoción de la salud, etc.